domingo, 10 de mayo de 2015

Poemario realizado por: Guillermo Andrade

Guillermo Andrade Martínez


VIENTO DE AGUA

Viento de agua
te asomas a la ventana
sonríes y te vas
con tormenta y calma.


Viento de agua
cubres las montañas
bañas las sabanas
dando vida sana.

Viento de agua
sutil en las mañanas
besas calles calladas
balcones y calzadas.

Viento de agua
viento de agua
siempre acompañas
a las dulces hadas.

Todos te aman
la suave quebrada
manantial de montaña
el rio y su ensenada.

La niña enamorada
el abuelo y su mirada
la madre iluminada
el niño y su jugada.

La fuente de la casa
del cerro la cascada
con sus frescas aguas
cristalinas y sanas.

Los valles te aman
los bosques y sus nevadas
las flores en las ventanas
el cantar de la cigarra.

Las tribus te alaban
la vida te acompaña
el mar es tu aliada
esperan tu llegada.

Viento de agua espero tu llegada coro
viento de agua eres vida sana.

MANUEL ANDRADE Martínez ci641391 carnet 4107 S.A.C.V.E.N
Poesía- sangueo 19 04 2007 Venezuela



AFRICA
África, África, África
África, África, África
Con la mirada a el cielo
cruzan desiertos
con los sueños en el suelo
caminan muriendo.
Ellos no son los malos
Ellos son los buenos
Ellos son los abandonados
por otros pueblos.
Quien no a pasado hambre
sabes que es cierto
que sientes calambres
y te crees muerto.
Un niño va con su padre
y sabe que su madre ha muerto
muy flaco por el hambre
con sed hasta los tuétanos.
Sudan tierra de miedo
para los niños, no hay tiempo
África todo es fuego
desplazados esto no es nuevo.
Tierra muy adentro
la vida es un infierno
sin agua sin alimento
se viven malos momentos.
En África no mas hambre
en África no mas sed
ni desplazados, ni cerca de alambre
para todos ellos mucha fe.
África, África, África coro
África, África, África
Manuel andrade Martínez ci 641391 carnet 4107 s.a.c.v.e.n
Poesía Son montuno 7 01 2008 Venezuela



24 HORAS EN LA TIERRA
Las lagrimas de dolor
por los niños de la calle
las lagrimas de amor
para que sus lamentos se callen
las lágrimas del señor
que ya no tiene a nadie
las lagrimas sin sabor
por un amor que no ame
las lágrimas sin emoción
el que no ayuda a nadie.
24 horas más en la tierra
ha dado otra vuelta
y las injusticias siguen en ella
cuanto erradicar nos cuesta.
Vaya que gran problema
tenemos a nuestra cuesta
limpiar nuestra bella tierra
luchar en forma sincera
Trabajar en forma honesta
demostrar positiva respuesta
dando amor en forma abierta
y un camino para nuestras metas.
Un día más en la tierra
entre huracanes y tormentas
terremotos y huelgas
golpes de estado y revueltas.
Un día más en la tierra
y todavía buscamos respuestas
el hambre en áfrica se incrementa
tenemos que luchar con mucha fuerza.
24 horas más en la tierra
todos a venas abiertas
dar la mejor entrega
`para la felicidad del planeta.
Un día más en la tierra
miles de bellos paisajes en ella
hay que conservarlos que no mueran
y su eterna primavera.
24 horas más en la tierra
y todo con amor se entrega
para hacerla completamente plena
a nuestro bello planeta.
24 horas más en la tierra coro
vamos ayudar nuestro planeta.
Un día más en la tierra coro
tenemos que hacer más por ella.
Manuel Andrade Martínez ci 641391 carnet 4107S.A.C.V.E.N
Poema montuno 30 08 2011-09-08 VENEZUELA



LA PACHA MAMA MI TIERRA BUENA

Mi tierra es tu tierra
tu tierra es mi tierra
es la pacha mama
es mi tierra buena.
La de mis abuelos
de los que cruzaron desiertos
cruzaron mares y océanos
montañas y fundaron pueblos.
La tierra con el mismo cielo
la lluvia que cae en los huertos
todos son los mismos pueblos
de valles, montañas y desiertos.
Por miles de años sin dueños
sin líneas que dividan pueblos
todo lo adquirían de su suelo
eran seres libres como el viento.
La tierra no tiene dueño
pero los malditos imperios
que en siglos se han creado
se han adueñado creando un infierno.
Ser libre es algo bello
por eso libres son las tierras
la tierra no tiene dueño
que nadien se adueñe de ella.
A mi tierra la cubre el mismo cielo
que cubre tu bella tierra
también recibimos todo lo bueno
que nos entrega ella.
Ella es de todos los pueblos
y todos pertenecemos a ella
la pacha mama reina del cielo
es mi tierra buena.
Es la de mis ancestros
de los originarios que aquí vivieron
ella es todo lo nuestro
de los emigrantes que aquí no nacieron
La pacha mama mi tierra buena coro
morir por ella, no tengo miedo.
Manuel andrade Martínez ci 641391 carnet 4107 S.A.C.V.E.N
Poesía Sangueo 26 5 2010-06-09 VENEZUELA







MAR Y LUNA
A ti te llama el mar
a mi me llama la luna,
a mi me gusta cantar
a la vida, a la hermosura
soy cantante, soy juglar
de tristeza y de locura
y me gusta improvisar
con mucha sabrosura,
y también me gusta soñar
en amores que perduran.
No es tiempo de llorar
es tiempo de locura,
todos empiezan a bailar
con mucha sabrosura,
es tiempo de luchar
sin ninguna duda,
para finalmente llegar
a las grandes alturas,
sentir la brisa del mar
y la luz de la luna.

Manuel Andrade Martínez ci 641391 carnet 4107 s.a.c.v.e.n
Poesía 14 10 2009-11-05 Venezuela

VUELA GAVIOTA
El vuelo de una gaviota
en un cielo multicolor,
mueve sus alas hermosas
como melodía de amor.
Esa imagen está grandiosa
como un inmenso sol,
ella con sus alas preciosas
hace vibrar el corazón.
El canto de la gaviota,
es un canto de pasión,
es por que ama a otra
que le ha robado el corazón.
Vuela gaviota preciosa,
hacia los rayos del sol,
por qué te vez grandiosa.
La niña te ve de la costa,
llevándose una hermosa impresión,
vuela, vuela, vuela gaviota.
Manuel Andrade MARTINEZ ci 641391 carnet 4107 s.a.c.v.e.n
Poesía 29 03 2011-07-04venezuela


TENEMOS QUE DARLE LA MANO

Un tigrito en la india
camina al lado de su madre,
ellos son la envidia
por su bello pelaje.
El cazador dispara,
no le importa matarlos,
es un sádico gozo
matar belleza naturales.
El rinocerontito se anima
a correr por los matorrales,
su madre rápido camina
preocupada a buscarle.
Pero han sido observados,
y salen a cazarles,
se oyen dos disparos
los dos muertos por la tarde.
Ustedes se dicen humanos,
pero son míseros cobardes,
con el planeta acabando,
sus hijos no podrán perdonarles.
Un elefantito africano mira
a su madre por los pastizales,
él se ha apartado de la familia
su madre sale a llamarle.
El voltea y pisa una mina,
su madre lo ve volar por los aires,
ella corre por su vida,
y cae en una trampa en los matorrales.
Una pequeña foca se cobija,
debajo del hielo esperando a su madre,
que le de leche para su vida,
a ella y su blanco y bello pelaje.
Unos hombres la vigilan,
para atraparla y quitarle su pelaje,
la foquita pierde su vida,
y por defenderla también matan la madre.
Tenemos que darle la mano, coro
y evitar que con ellos acaben.
Con el planeta están acabando, coro
nuestros hijos no van a perdonarle.
Manuel Andrade Martínez ci 641391 carnet 4107 s.a.c.v.e.n
Poesía Balada 04 10 2008 venezuela



YO NO QUIERO MAS GUERRA
Yo no quiero más guerra
yo lo que quiero es paz
un canto por la vida
un canto por la felicidad.
Mueren muchos niños en la tierra
también hay mucha desigualad
a la infancia debemos protegerla
de todo lo que sea maldad.
Cantemos todos unidos
que lo vamos a lograr
por el futuro de nuestros hijos
y de toda la humanidad.
Yo solo quiero paz en mi tierra
y vivir con mucha humildad
que la libertad no se pierda
y que se viva con sinceridad.
Yo no quiero más guerra
lo que quiero con alegría es cantar
a todos los seres de la tierra
con humildad y sinceridad.
Cantar al rico y al mendigo
y con el corazón decirlo
que debemos estar unidos
que la vida nos ha bendecido.
Cantar al criminal y forajido
para que sepan que el error cometido
y que de lo malo haya aprendido
para ser buenos y arrepentidos.
Cantar por que todos somos amigos
en un mundo digno y sencillo
también todos unidos
y el amor sea bienvenido.
Yo no quiero mas guerra coro
lo que quiero es paz y amistad.
Y que el mundo comprenda coro
que el amor es la mayor libertad.
Manuel Andrade Martínez ci 641391 carnet 4107 s.a.c.v.e.n
Poesía Son montuno 11 01 2011-02-04 Venezuela


VIDA ANIMAL
LA BELLEZA ANIMAL
Como pueden celebrar
Al matar un ser vivo
Al matar un animal
Ellos siempre perseguidos
A mi me gusta observar
Animales recién nacidos
En su vida natural
Y los padres en su cuido
La belleza animal
Armoniosos de seres vivos
Sus pelajes sensacionales
Con sus colores atractivos
Ellos tienen su orden social
Se preocupan por sus crios
Ellos cuando salen a cazar
Es para ellos y sus crios
Ellos no matan, por matar
Solo alimentarse es su objetivo
Los tenemos que admirar
Evitar su extinción amigos
Como pueden celebrar coro
Al matar un ser vivo
Como pueden celebrar coro
Matar a un bello animal
Por la piel del caiman
Casi lo han extinguido
El bello oso polar
Esta también en peligro
Las ballenas en el mar
No consiguen abrigo
Noruegos y japoneses las matan
Juntos a sus bellos críos
Tenemos que parar
Estas matanzas amigos
Tenemos que luchar
Por ese mal destino
Conciencia social coro
Por esos seres vivos
El hermoso jaguar
Esta casi extinguido
Pagan un dineral
Por su piel y colmillos
El toro sale del corral
Y hace millonario a un vivo
Lo van a torear y matar
En una plaza un domingo
manuel Andrade Martínez ci641391 carnet 4107 s.a.c.v.e.n
son montuno poesía 4 10 2008 venezuela


jueves, 7 de mayo de 2015

Poemario realizado por:Teresa Ema Suárez

Teresa Ema Suárez


Aquí te espero

Cierra la puerta que hace frío.
Abrígame de pronto con tu abrazo.
Se cuela la vida entre las horas, que
vacías se mecen ,si no estamos.
La cama esta tan fría sin nosotros,
la veladora espera la encendamos,
pero de pronto, sólo el silencio alumbra,
nuestras almas solitarias.
Mi piel se agrieta sin caricias,
mis labios se resecan sin tus besos.
No te demores Amor, aquí te espero,
y cierra con llave, porque es tarde.


Teresa Ema SuárezSoy de ti

Me corre entre la piel, cada caricia, que no olvida.
Quiero ser, estar, vivir.
Quiero proyectarme con mi sangre en ti,
darte de mis células cada sentir.
Todo se convierte en melodía entre mis suspiros y mi piel.
Soy de ti el arrullo que en la noche, mece a la luna,
soy caricia suave que te abraza y conmueve,
como la ola que llega hasta tu orilla.
Soy todo lo que vez y lo que no vez,
porque el Amor solo sabe de piel,
de ternura y suave melodía de caricias.
Vivo enamorada de esos ojos que me miran cada día
y me dicen que sólo pueden Amarme a mí,
que no hay nadie como yo...pues has visitado mi alma
y quieres de ella, tener tú, solo la llave.
Aquí estoy rendida ante mi corazón que manda más que mi razón
y hoy te eligió a ti.


Teresa Ema Suárez

Prueba de mí todo el rocío.

Mira dentro de mí y no te asustes,
No creas que soy atroz, en mis rincones.
Solo no hay luz, hay sensaciones,
que desconoces de mí y tú te escondes.
Prueba de mí todo el rocío,
que habita desde años en mis balcones
y sus flores que fecundas, no perecen,
pues las riega el Amor de mis Amores.
Siente de mí, al Ser supremo,
que cobija a mi alma, que susurra,
en esa inmensa oscuridad que habito
y de atroz tiene al infinito.
Enciende la luz de mis carencias
y puebla de ti, mis soledades.
Emigra con tu Amor mi intimidad
y seré la esclava de tu vientre,
que arañando y surcando sus entrañas,
se atrevió a ser más que una simiente.


Teresa Ema Suárez.




Nuestros indios.

Si pudieron en un tiempo
tomar del indio su vida,
si por inocente y confiado,
le mostraron espejismos.
Los indígenas se fueron,
sin saber que eran vendidos,
sin percatarse del sino,
que otros le dieron en vida.
No hay ley que juzgue esos actos,
ni gritos que lo secunden,
es silencio, eso no es lumbre,
de quienes tienen motivos,
de preguntarse si el indio,
pudo ser un hombre fiel,
digno, leal y por creer, en palabras
de otros hombres, quedo sin nada,
pues en nombre, de aquellos
que de conquista, heredaron, 
con su muerte, la tierra que ellos tenían.
No hay espejito, no hay oro,
que brille en toda la historia,
solo un indio en la memoria,
que vivió, siendo comprado,
o quizás si tuvo suerte, fue tratado
como humano.



Teresa Ema Suárez
29/10/14


Quiero un camino al sol

Quiero un camino hasta el sol.
Quiero la lánguida esfera que se forma en la laguna,
ir mis pies entre las olas y mecerme con la arena.
Rayos que brillan bendiciendo otro día,
que pasó, que fue la guía, bendita en el horizonte.
Despojarme de dolores, de tristezas, de temores.
De lágrimas que se adhirieron a mi piel y no me sueltan, hacen nudos,
se pelean por quien quema más la piel.
Dejar de lado el placer cotidiano y sin esmero,
que me lleva a un gran agujero, que me deja solitaria.
Quiero en la lontananza perderme, sin que me busquen,
ser otro rayo que vive y muere en ése segundo.
Perder el miedo a no ser lo que nunca realicé,
solo puedo ser mujer que escribe y no se rinde,
por más que el camino tire de mi ropa para atrás,
yo seguiré así no más, buscando un camino al sol, 
donde puedo sin pudor gritar ,en mi desnudez,
que yo me muero de Amor.



Teresa Ema Suárez


No hay nada mas ruin.


No hay nada que haga mas ruin
que al ser humano escribiendo
de otro, algún sentimiento
que nunca supo sentir.
Pues adjudica y afirma 
como si supiera del dolor, 
Amor o prueba de
lo que esta sucediendo.
Siendo solo observador
desde la mirada ajena
y con indiferencia mira,
desde la otra vereda.
Que fácil tirar la piedra
y luego esconder la mano.
Que fácil juzgar hermano
sino te aprieta el zapato,
sino estas en el lugar de aquel 
que llora en silencio,
mostrando solo en su sombra
que vive ,pero muriendo.
De ese modo no hay derecho
a tu decir con desprecio.
El hombre es ruin con provecho
y se vale del desvalido
pero hay que tener mucho tino
al hablar en nombre propio
del otro que sin motivo,
solo vive arrepentido
por ser parte de este mundo
y no pidió haber nacido.


Teresa Ema Suárez




En su miseria.


Como latigazos se oyeron en el huerto
eran fugaces lágrimas de un niño,
murmuró en su soledad sintiendo miedo,
pues nadie ya lo oía ,estaban muertos.
Que pudo desencadenar esa agonía?
si su padre mal vivía ? eso era cierto,
pero cada día de su vida el pan traía
y nada les faltaba en su sustento.
Su madre fiel mujer de amor añejo
tantas veces a su padre le decía :
"viejo por favor ya no hagas eso,
vas a terminar muy mal 
ese es el precio."
Su papá salia en sus noches a escondidas
y saqueaba a aquellos que podía,
eran gentes de buen pasar, eso él decía
pues ostentaban mucho de sus vidas.
Pero era lógico que un día 
alguien lo reconociera y sin pensarlo,
sin mediar alguna espera,
lo ultrajara mortal ,como una fiera.
Su mamá salio sin pensar en su defensa
y tampoco importó si ella era buena...
solo era una más de la miseria
una mujer más en la pobreza.
Caminará cabizbajo, por el mundo
sorteará los trozos de existencia 
y seguirá en su llanto con la huella
de ser un paria en su propia tierra.


Teresa Ema Suárez.
21/05/13




Por un momento de ilusión.

Por un momento de ilusión,
entrego mis sueños, mi alma etérea.
Dibujo en el cielo arco iris con mis suspiros,
enrejados con hiedras de mi jardín.


Por un momento de ilusión
me despojo de toda mi investidura,
me hago huérfana, me vuelvo niña
y abro mis brazos al calor del sol
muriendo en la noche.

Lleno de suspiros el inmaculado rezo
que dignifica mi existir
y dejo mi corazón entre la pureza
de una oración que nunca termina
y la pongo bajo mi almohada e invoco al Amor.

Por un momento de ilusión
me abandono en las manos de Morfeo
y gravito entre las estrellas,
esperando ese lucero que me haga brillar
en el firmamento y posea la bondad
de dejarse llevar por el camino de una estrella fugaz.

Por un momento de ilusión tantas cosas doy.

Teresa Ema Suárez.
14/06/13



A ti mujer…



A ti mujer, que te has refugiado en la más profunda de las intimidades,
de tus silencios y secretos. A ti que como paloma herida, que tiene que quedarse en
en el nido, a pesar del viento y las piedras que golpean su lugar.
Porque con cada soplo de viento se mece la rama y se sacude cada fibra de tu Ser,
entre gritos de un hombre, que se sabe poderoso ante ti. Por tu soledad.
A ti mujer que bajas tu mirada y cierras tus labios, sin gritar, porque nadie
quizás te escucharía, porque crees o no tienes quien pueda ayudarte, a ti
te escribo, en ti pensé hoy, resguardada en mi tranquilidad, en mi independencia,
esa que me hace no tener que depender de nadie para seguir y vivir.
De allí naciste Tú…y te pensé y me afligí y se desmembró mi corazón por imaginarte,
en la fragilidad de un lugar silencioso, sin risas, sin más que bajar los brazos ante otro ser,
que por poder se cree superior e intimida, obliga, castiga de una manera o de otra y somete.
A ti pedacito de cielo donde desearía llenarlo de golondrinas que todos los días veo pasar !
A ti mariposa nocturna, que han quitado tu luz en esta temprana hora donde yo te pienso, donde quiero ser un abrazo, un rezo, una caricia y una mano donde protegerte pudiera.
Para ti es mi alma cobijo en palabras y Amor en mis letras…para ti Mujer, que la vida
se te dio de forma inesperada…ya te crecerán las alas, ya te regresara la luz a la mirada,
y tu risa sonara como campanas en la casa. Sólo permíteme hoy Amarte compañera de la vida, que sin verte, llegaste a mi morada esta mañana,donde me sentí contigo acompañada.


Teresa Ema Suárez.
13/03/14




Una carta de Amor sin dueño.


Sigilosamente hurgando entre mis cosas,
encontraste esa carta.
No sabias existía, tampoco que escribiera,
a alguien tan lejano, ha alguien tan ajeno.


Es una historia larga, como largo es el tiempo,
el se cruó en mi vida, cuando todo era ciego,
mi palpitar, mis sueños y hasta mis ilusiones
estaban muy dormidas, perdidas en mi cuerpo.

Recuerdo una tarde cuando entre mis temores,
se oyó una voz muy suave, que pronuncio mi nombre;
y al mirarle sabia que de tanto esperarle,
susurraría mi vida, la alegría de encontrarle.

Nos escribimos cartas de Amor sin un pronombre.
Nos hablamos con rimas y lluvias de caricias.
Supimos que lo nuestro sería tan inmenso,
que nada detendría su paso por el cielo.

Lejos? Es cierto estábamos tan lejos.
Pero cada llamada que me hacía,
renacía en mi, el Amor, que por el sentía,
que había crecido como una inmensa hiedra,
trepada a nuestros más ansiados sueños.

Un día sin motivos, nunca más volví a verlo.
Ni llamo. Ni me dijo que todo terminaría.
Solo quede colgada de un abismal silencio,
donde el recuerdo es hoy ,
una carta de Amor sin dueño.


Teresa Ema Suárez
03/09/13









miércoles, 6 de mayo de 2015

Poemario realizado por : Cecilia Bourel. Alitas L.

Cecilia Bourel. Alitas L.


"43. Cuarenta y tres"

Tengo un poema para cada uno de ustedes
Pero que en definitiva es un canto para todos nosotros y nuestros hijos
y nuestros nietos.
Tengo preparados los hilos
con los que bordaré las tapas de los libros
que escribirán la historia.
La verdadera
La de los que nunca figuran.
Tengo listos los gritos que alertarán a los niños.
Los que estudian.
Los que sueñan.
También tengo preparadas mis manos para luchar a su lado.
Y mis piernas para caminar juntos.
Mis brazos para abrazarlos y acompañarlos.
Y en definitiva ponerme a rascar la tierra para encontrarlos.
Al mundo le están faltando sus ojos.
Sus cuarenta y tres pares de ojos.
Le está doliendo su ausencia.
Le está sobrando canalla.
Trataron de enterrarlos sin saber que son la semilla.
Brotarán. Claro que brotarán en primavera.


"VIVOS SE LOS LLEVARON. VIVOS LOS QUEREMOS."

Cecilia Bourel. Alitas L.


Rebelión

Tengo una rebelión de Letras
algunas están volando
Se fueron con algún libro
a contarse historias de
de otros planetas
Algunas están mudas
Otras en pareja
Hay unas cuantas cerradas
Y otras demasiado abiertas
Pobres las que están de luto
Y Hurra!
Las que están de fiesta.
Las hojas las cobijan
en oraciones perfectas.
Hay rebelión de letras
Desorden en las palabras.
Y caos en las novelas.
No vaya a ser cosa
que las reprendan
Es que están queriendo
ser libres y andar desnudas
y que nadie las encierre
dentro de algún libro
y vestidas de etiqueta
acomodadas prolijamente
en alguna biblioteca!!!.....


Cecilia Bourel. Alitas L. 23-4-2015


"Enciende la vida"

Si la vida me sorprende
encendiéndola en luminosas
estrellas.
Si el cielo me reprende
por tomar su lugar.
Sería muy grande mi vergüenza
y demasiado atrevida mi tarea.
Pero también sería
un honor si yo pudiera
de cualquier modo
Encender la vida
encender el mundo
encender la nada
y el Todo.!!!


Cecilia Bourel. Alitas L. 7-5-15


"Vida"

Soy la voz ,
la letra,
la luz del alba y el ocaso.
Soy la llave que abre la conciencia
El espeso mar agitado del trigo en la tormenta.
Soy la mansedumbre de la siembra.
El dulce aroma de la hierba fresca.
La lluvia que calma la sed de la tierra.
La mano encallecida del labrador.
Soy el hachero.
El jornalero.
La madera que aterida espera
el momento de la tala.
Soy la tempestad que arrasa
La calma.
El sol que abrasa.
El río que cursa su carrera desesperada.
Y el silencio que horada el alma.
El reflejo de la luna
en las gotas de rocío.
El susurro de las hojas.
El canto del grillo.
Soy el deseo, la piel,
el vientre fecundo de la mujer.
Soy el vuelo del ave.
El nacimiento.
La fruta madura,
las uvas y el vino,
el pan en la mesa.
La nada que en flor regresa.


Cecilia Bourel. Alitas L.



"Soneto para mi más grande amor"

¿Preguntas que si te quiero?
No hay amor en el mundo
Más grande, ni más sincero.
De mi vientre hice tu cuna
en la plenitud de mi celo.
He contado nueve lunas
Y cantado en mis desvelos.
Las he bordado en tus ojos
para guiarte en el vuelo.
Hoy cumples catorce años.
Y catorce son estos versos
Te los dedico por completo.
Como caricia, regalo y beso.
Para tí, hijo, va este soneto.


Cecilia Bourel. Alitas L. 5-05-2015


"Teoría de conjuntos"

Te quiero en DO
Te quiero en RE
Te quiero en MI
Sobre todo en MI
No como nota musical
Si no todo en MI
Como huella
como marca
como beso
como piel
Y como melodía
encadenada a vos
o desencadenada en MI
Como orquesta de sexo
y serenata de caricias
acompañando nuestros cuerpos
al compás o sin compás
Te quiero también en FA
en SOL
debajo del SOL o de la luna
con clave o sin.
En LA
que es maravilla.
En SI
y porque SI
Entre notas locas
Si lo notas
están muy locas.
Si no lo notas
lo están igual.
Afinando o desafinando
Pero
¡Qué importa!
Si están locas
de amor.


Cecilia Bourel. Alitas L


"Esta noche es perfecta"


Esta noche es perfecta.
La luna ilumina mi ser
y mi no ser.


Me descubro
en ese mar de estrellas
despojada de egoísmos,
desnuda en las sombras que proyecto.

Por un momento,
hasta me veo bella.
Mi aura se eleva
transparente,
hacia la nada.
Intacta, exacta.

Esta noche es perfecta.
Mi voz se confunde con el agua susurrante,
con el grito del hombre,
desconcertado,
el nacimiento del niño,
el nudo en la garganta.

Y en la brillantez de esta noche,
perfecta,
me animo a bostezar sin taparme la boca,
a despatarrar el alma,
destapar el velo de mis sueños.
A cambiar mis alas por figuritas,
tratar de atrapar el agua
que se escurre de mis dedos,
como el tiempo.

Pero es tan perfecta,
esta noche,
que puedo desintegrarme con el viento
y buscarte.
Para que absorbas cada átomo de mí,
y besar cada parte de tí.

Cecilia Bourel. Alitas L.


¡ PALESTINA !

Tengo ganas de arrullarte en las noches
cuando el canto del grillo debería inundarla de sueños.
Abrazarte, cuando la luna debería bañar los ríos de calma.
Besarte, cuando mirar las estrellas debería inspirar poesía.
Cantarte Nanas y Sanas, sanas
para guardar en mis manos las lágrimas
y convertirlas en perlas.
No tener que gritar -¿ Dónde están los niños?
¿Dónde los abuelos y sabios,
dueños de cada terroncito de tierra USURPADA?
¡Quisiera ser aire y viento, para hacer volar tanto miedo!
¡Tanta humillación, Genocidio, Masacre!
Los niños ¿ Dónde están? ¿Y las madres, los Hombres,
los animales, los árboles, las flores?
Las estrellas son misiles y la música los estruendos.
¿Ya no queda nadie?
¡Algo se mueve bajo los escombros!
¡Y el futuro araña las piedras!
¡Quisiera abrazarte PALESTINA!
Para defenderte de las hienas.
De los Drones alcahuetes y la mentira agazapada.
Los buitres imperialistas, con sus picos
chorreando sangre, piernas, brazos, ojos, inociencia.
¡Dicen que es una guerra!
¡Dicen que es terrorismo!



¡MENTIROSOS!

Se están comiendo tu territorio, tu historia,
tu cultura, tu arte, tu religión, tus casas.
Y vuelvo a preguntar:
¿Dónde están los niños, los abuelos, las hermanas
y hermanos y tíos y primos y amigos?
Y un hueco se me abre en el alma.
Y la vergüenza me inunda,
cuando llevo a mi boca una galletita,
un pedazo de pan
o simplemente miro la luna y las estrellas.
¡PALESTINA!
¡ Qué hermoso suena tu nombre !
¡ Suena a resistencia y rebeldía!
¡A nombre propio!
¡ A grandeza !
Aunque te hayan dejado un breve espacio de 400km.x 4km
Los lobos se han disfrazado de corderos!
Pero ni se imaginan que algún día los corderos
se convertirán en lobos.
¡Quiero abrazarte PALESTINA!
Levantar mis letras en tu honor y exigir que seas LIBRE.
Con tus niños, con tus pájaros.
Con tus flores y música.
Cecilia Bourel. Alitas.

"A mi lado"


Si usted camina conmigo,
a mi lado.
Si quiere de la mano.
Si quiere abrazados.
O simplemente camina,
conmigo,
a mi lado.
Por ese hermoso sendero
florido,
de sus cuentos.
Los Sauces llorones
reirán a carcajadas.
Las Libélulas se aparearán
con las Luciérnagas
para adornar con luces
la alborada.
Porque si Usted camina
conmigo.
Si quiere de la mano
Si quiere, más bonito todavía
abrazados
O simplemente camina,
conmigo,
a mi lado.
Los colibríes libarán
de nuestros labios
la ternura.
No nos sorprenderán
ni los tristes recuerdos
ni los olvidos
ni las pobres dudas
Caminaremos juntos
Si quiere de la mano.
Mejor si es abrazados
¡Y ni le digo si nos besamos!
En ese hermoso sendero florido
de sus cuentos.
La distancia
será una cercanía
Y una procesión
de pequeñas nubecitas blancas
bañadas por el sol
y gotas de rocío
Transformarán lo destruido
lo cercenado,
lo corrompido,
lo robado,
lo yerto,
lo muerto
y lo talado
En verdes valles
Y claros manantiales
En guirnaldas de flores
y Arco Iris multicolores
Solo si Usted
camina conmigo
a mi lado.
Si quiere de la mano.
Si quiere abrazados.
O simplemente
camina conmigo
a mi lado.
Cecilia Bourel. Alitas L. 29-04-2015

martes, 14 de abril de 2015

Descargar libros de Eduardo galeano




Nombre completo: Eduardo Germán Hughes Galeano

Lugar de nacimiento: Montevideo, Uruguay

Fecha de nacimiento: 3 de septiembre de 1940

Géneros literarios: Novelas







Biografía


Eduardo Galeano, en él conviven el periodismo, el ensayo y la narrativa, siendo ante todo un cronista de su tiempo, certero y valiente, que ha retratado con agudeza la sociedad contemporánea, penetrando en sus lacras y en sus fantasmas cotidianos. Lo periodístico vertebra su obra de manera prioritaria. De tal modo que no es posible escindir su labor literaria de su faceta como periodista comprometido.

Se inició en el periodismo a los catorce años, en el semanario socialista El Sol, en el que publicaba dibujos y caricaturas políticas que firmaba como "Gius". Posteriormente fue jefe de redacción del semanario Marcha y director del diario Época. En 1973 se exilió en Argentina, donde fundó la revista Crisis, y en 1976 continuó su exilio en España. Regresó a Uruguay en 1985, cuando Julio María Sanguinetti asumió la presidencia del país por medio de elecciones democráticas. Posteriormente fundó y dirigió su propia editorial (El Chanchito), publicando a la vez una columna semanal en el diario mexicano La Jornada. Desde entonces reside, en su Montevideo natal donde sigue haciendo su literatura y su periodismo de marcado tinte político.

Obras


Con "Las Venas Abiertas de América Latina" (1971), logró su obra más popular y citada, condenando la opresión de un continente a través de páginas brutalmente esclarecedoras que se sumergen en la amargura creciente y endémica de América Latina. Esta obra ha sido traducida a dieciocho idiomas y mereció encendidos elogios desde diversos sectores. El escritor alemán Heinrich Böll, Premio Nobel de Literatura en 1972 y autor de "Opiniones de un payaso", obra clave de la literatura contemporánea, llegó a expresar a propósito de la obra de Galeano que pocas obras en los últimos tiempos le habían conmovido tanto.

Listado de sus obras:
Los días siguientes. 1962
China 1964: Crónica de un desafío. 1964
Los fantasmas del día del león y otros relatos. 1967
Guatemala: Clave de Latinoamérica. 1967
Reportajes: Tierras de Latinoamérica, otros puntos cardinales, y algo más. 1967
Su majestad el fútbol.1968
¡Manos arriba!
Siete imágenes de Bolivia. 1971
Las venas abiertas de América Latina. 1971
Violencia y enajenación. 1971
Crónicas latinoamericanas. 1972
Vagamundo. 1973
La canción de nosotros. 1975
Conversaciones con Raimon. 1977
Días y noches de amor y de guerra. 1978
La piedra que arde. 1980
Voces de nuestro tiempo. 1981
Memorias del fuego I - Los nacimientos. 1982
Memorias del fuego II - Las caras y las máscaras. 1984
Contraseña. 1985
Memorias del fuego III - El siglo del viento. 1986
Aventuras de los jóvenes dioses. 1986
Entrevistas y artículos 1962-1987
Nosotros decimos no: Crónicas (1963-1988). 1989
El libro de los abrazos. 1989
El tigre azul y otros relatos. 1991
Ser como ellos y otros artículos. 1992
Las palabras andantes. 1993
Amares (Antología de relatos). 1993
Úselo y tírelo. 1994
El fútbol a sol y sombra. 1995
Las aventuras de los dioses. 1995
Mujeres (antología de textos). 1995
Patas arriba. La escuela del mundo al revés. 1998
Las aventuras de los jóvenes dioses. 1998
Patas arriba. La historia del mundo al revés. 1999
Bocas del Tiempo. 2004
Carta al señor futuro. 2007
Espejos. Una historia casi universal. 2008



Resúmenes disponibles:

Enlaces:



Galeano Eduardo – Bocas del tiempo


Galeano_Eduardo – Dias_y_noches_de_amor_y_de_guerra


Galeano Eduardo – El futbol a sol y sombra


Galeano Eduardo- El libro de los abrazos


Galeano Eduardo-Espejos Una historia casi universal


Galeano Eduardo y Horna Luis La piedra arde


Galeano Eduardo-Las palabras andantes


Galeano Eduardo-Las venas abiertas de América_Latina


Galeano Eduardo – Memoria del fuego I Los nacimientos


Galeano Eduardo-Memoria del fuego II Las caras y las mascaras


Galeano Eduardo-Memoria del fuego III El siglo del_viento


Galeano Eduardo-Patas arriba La escuela del mundo al reves






lunes, 13 de abril de 2015

Murió Eduardo Galeano, escritor clave de la literatura latinoamericana



Murió Eduardo Galeano, escritor clave de la literatura latinoamericana




Cultura, Julieta Roffo

Tenía 74 años y falleció en Montevideo de un cáncer de pulmón. Sufrió el exilio y publicó más de 30 libros, entre los que se destacan "La venas abiertas de América" y "Memoria del fuego".


El escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano, una de las plumas más destacadas de la literatura latinoamericana, murió hoy en Montevideo a los 74 años. (Archivo)






Una nena chiquita, nacida en Tacuarembó, una localidad del interior uruguayo, llega por primera vez al mar. Se encuentra con esa bestia de agua que la enmudece, y cuando logra articular palabra, le pide al padre: “Papá, por favor ayudame a mirar”. La anécdota la contó Eduardo Galeano en el Teatro San Martín, en 1986. La contó para decir algo más: “Yo creo que la función del escritor consiste en ayudar a mirar. Que el escritor es alguien que quizás puede tener la alegría de ayudar a mirar a los demás”.






Ser escritor no fue el primer destino de Eduardo Hughes Galeano, nacido en Montevideo el 3 de septiembre de 1940, y fallecido hoy, a los 74 años, a causa de un cáncer de pulmón. Su primera aspiración fue el “fútbol-fiesta” –así describía a esa gran pasión a la que le dedicó dos libros y miles de minutos de su vida-, pero pronto se supo un “patadura”. Después vendrían las ganas de ser pintor, dibujante, “de ser Picasso”, decía. De hecho, su primera publicación no fue un artículo periodístico ni un cuento, sino una caricatura política a sus catorce años en el semanario El sol del Partido Socialista. Las Letras llegarían unos (pocos) años más tarde, de la mano de la prensa gráfica: primero como editor en el semanario Marcha, más tarde a cargo de la dirección del diario Epoca, cuando tenía 24 años.

Para Galeano, el periodismo no tenía en ese entonces –ni tuvo nunca- nada que envidiarle a la literatura. Sus artículos de opinión se publicaron durante décadas, en la Argentina especialmente en el diario Página/12, del que fue asiduo encargado de las contratapas. Sin embargo, la vocación por la ficción apareció enseguida: en 1963 publicóLos días siguientes, una novela corta a la que más tarde juzgaría como “bastante mala” pero que sirvió de puntapié inicial para su camino literario, que luego contaría con títulos entre los cuales se destacaron, por sobre todos, Las venas abiertas de América Latina, de 1971 y la trilogía Memoria del fuego, publicada entre 1982 y 1986.





Galeano nació en Tacuarembó, el 3 de septiembre de 1940


La historia de Latinoamérica, que intentó narrar sobre todo en esas dos ocasiones, fue una de sus obsesiones: “Probablemente no haya región en el mundo que contenga tantas maravillas escondidas como América Latina”, sostenía. Sobre Las venas…, que recorrió el continente en la espalda de miles de mochileros y que el presidente venezolano Hugo Chávez le regaló a su par estadounidense Barack Obama en 2009 haciéndola subir 60.275 lugares en el ranking de los libros más vendidos de Europa hasta llegar al quinto puesto, Osvaldo Bayer dijo: “Muy pocos autores latinoamericanos entraron tanto, en cuanto a política, historia y sociología, como entró Galeano; si en Europa se conocen los problemas de la región entre la intelectualidad y el estudiantado es por su libro”.





Chávez le regaló a Obama el libro de Galeano durante la Quinta Cumbre de las Américas,


Galeano escribió la obra entre los 27 y los 31 años, y se convirtió a través de ella en un referente de la izquierda regional, aunque prefirió nunca identificarse directamente con un partido, sino con el socialismo. Su libro, del que en 2011 se manifestaría “muy orgulloso” pero diría también “me pesa como un ancla porque marca un estándar que me siento obligado a alcanzar una y otra vez” le valdría la lamentable censura por parte de las dictaduras uruguaya, chilena y argentina durante los años setenta. Llegaría al mismo tiempo el exilio de su país, al que definió habitado por “tres millones de anarquistas conservadores: no nos gusta que nadie nos mande, y nos cuesta cambiar”.






Buenos Aires fue entonces su primer destino, y allí dirigió durante 1973 la revista cultural Crisis, que apostó a la difusión de cultura popular: “La revista recogió las voces de los locos del manicomio, los niños de las escuelas, los obreros de las fábricas, los enfermos de los hospitales; queríamos difundir a los que venían de abajo”, sostenía. Para él, en ese entonces “Buenos Aires era el centro del renacimiento cultural latinoamericano”. Pero la dictadura le puso fin a ese impulso, y se llevó, entre tantos, a Haroldo Conti, a quien Galeano definió como “un hermano”. Su siguiente destino fue España, donde en Puerta de Hierro ya había conocido a Juan Domingo Perón durante un viaje. El General había sugerido, durante su exilio en España, que quería conocer al escritor, y cuando Galeano le preguntó por qué no se mostraba en público más seguido, Perón le contestó, según el propio uruguayo relataba, que “el prestigio de Dios está en que se hace ver muy poco”.

La estadía en España fue clave para seguir viendo Latinoamérica desde lejos, y construir así Memorias del fuego, el libro que más orgullo le generaba: “Fueron tres tomos, mil páginas, toda la historia de las Américas de norte a sur. Había que estar muy loco para emprender semejante aventura. Muy loco o muy exiliado”, dijo en 2012. Recién en 1985 volvió a su Montevideo natal, donde muchos decían que era habitual encontrarlo caminando por la costanera.

La ecología, la política internacional, la historia, el fútbol, el lugar de la mujer, los derechos humanos y el amor fueron tema para su pluma, que le valió el premio Casa de las Américas en 1975 y 1978 y el premio Stig Dagerman en 2010, entre otros reconocimientos. Escribir también le valió amigos: uno de ellos fue el también uruguayo Juan Carlos Onetti, a quien definió como un “falso puescorpín”. “Conmigo, siempre fue cariñoso, quizá porque yo, que era muy chiquilín, era capaz de compartir con él jornadas de largos silencios”. De él aprendió una de las únicas rutinas que guiaron su escritura: “Las únicas palabras que merecen existir son las palabras mejores que el silencio”, le dijo el autor de El astillero, y Galeano tomó nota. Su otra rutina era “escribir cuando le picaba, sin horarios ni obligación”.


El libro de los abrazos, El fútbol a sol y a sombra, Bocas del tiempo, Espejos y Voces de nuestro tiempo son algunos de los títulos de un autor que fue traducido a más de veinte idiomas y que sacudió la escena latinoamericana extendiendo su influencia a las generaciones que lo siguieron: alcanza con recordar su visita a la Feria del Libro de Buenos Aires en 2012 para presentar su último libro, Los hijos de los días. Llenó las dos salas más grandes de La Rural –una con su presencia, la otra con pantallas en vivo-, y la mayoría allí era sub 30, con uno, dos, varios de sus libros suyos en una mochila lista para recorrer las venas del continente que Galeano narró.





 




Hace casi treinta años, Galeano dijo que “la idea de la muerte individual deja de tener importancia, si uno adquiere la certeza de sobrevivir en los demás, sobrevivir en las cosas que quedan”. Los libros que escribió, los artículos periodísticos que publicó, las conferencias que brindó durante más de cincuenta años ayudaron a mirar a miles. En esas miradas, atravesadas y ampliadas por su obra, sobrevive el patadura, dibujante y escritor uruguayo.