miércoles, 29 de octubre de 2008

De Norte a Sur


Méjico... y bajando hacia el Sur,
Tierra del Fuego... y siguiendo hacia el norte.
Qué cambia?, qué es diferente?
Qué es mejor?, qué es peor? -

Me suena todo igual;
Latrocinio, muerte, dolor,
miseria, ignorancia, engaño,
Atropello si medida entre nosotros.

Un "sálvese quién pueda" por doquier,
discursos vacíos y mentirosos,
insaciables bolsillos, codicia sin pudor,
indecencia sin límite ni medida.

Y me resisto a decirlo, porque no quiero llorar,
pero no se puede esconder lo evidente:
miles de niños perecen por día,¿ los has visto?...
con sus pancitas hinchadas, mirando la nada.

Entre tanto, las bandas de uno y otro lado
cual hienas, a dentelladas se disputan el botín,
que eso parece, un botín, no Mandato el que reciben.
No es responsabilidad, trabajo, decencia. ¡Carajo!

Me saco el corazón, lo miro, lo huelo, lo lamo,
y una espantosa pregunta me agarra del cuello:
No somos nosotros, del norte al sur, y viceversa,
Un enorme, implacable ESPEJO, que me escupe?

Yo, tú, él, nosotros, vosotros,
ellos. Y el espejo
Aquí, allá, más allá, abajo y más alto,
y mis ojos, y los tuyos, y mi llanto, y el tuyo.