martes, 11 de noviembre de 2008

Las formas musicales clásicas

Las Formas Musicales Clásicas


Las grandes obras de la música instrumental clásica responden básicamente a tres tipos o formas de composición:

La sonata, proveniente de algunas formas musicales anteriores, es una pieza musical para ser ejecutada por un instrumento de teclado, o por violín acompañado de teclado, integrada por tres o cuatro movimientos; de los cuales el primero es en un tiempo medianamente rápido, el intermedio lento y el final francamente rápido. Los principales autores clásicos de sonatas son Beethoven y Chopin. Una forma especial de sonata es aquella en que en vez de un único instrumento participan varios, preferentemente tres, conformando el trío. 

El concierto, con una estructura de movimientos similar a la de la sonata, el concierto es ejecutado por un instrumento solista, por lo general piano o violín, aunque los hay de instrumentos de viento como el óboe, acompañado por orquesta sinfónica. Originado en los formatos del concerto grosso (en que participaba un conjunto de instrumentos de cuerdas de los que se destacaba un grupo más pequeño o concertino); el concierto clásico se fundamenta en la existencia de instrumentistas sumamente virtuosos, que a menudo eran los propios compositores. De tal manera, su estructura de diálogo y contrapunto entre el solista y la orquesta, ha dado nacimiento a piezas de extraordinaria belleza musical. Los principales autores de conciertos han sido Mozart, Beethoven, Liszt, Paganini, Tchaicowsky, Grieg, Mendelsshon, Rajmaninov, y Schumann. 

La sinfonía, también originada en formas musicales previas, y siguiendo basicamente la estructura de la sonata, la sinfonía es la culminación del arte musical instrumental. Se fundamenta en el desarrollo de la gran orquesta llamada sinfónica, en la cual se reúne un gran conjunto de instrumentos musicales, tanto de cuerdas, como de viento o de percusión, comprendiendo dos secciones de violines, y secciones de violas, violoncelos, contrabajos, flautas, óboes, clarinetes, fagotes, trompas, trompetas, trombones, tubas, timbales, percusiones y arpa. En su formato más propio, se integra con tres movimientos y un final; de los cuales el primero tiene una estructura en que se exponen inicialmente un primer y luego un segundo tema, que posteriormente son desarrollados. Los grandes maestros iniciales de la sinfonía fueron Haydn y Mozart, siendo su máximo exponente Beethoven en sus monumentales 9 sinfonías que constituyeron la culminación del arte musical instrumental. Sin embargo, deben mencionarse también otros grandes autores de obras sinfónicas, como Tchaicowsky, Schubert, Schumann y Mendelsshon, entre otros.