miércoles, 10 de diciembre de 2008

Misterio de la adelfa


¿Hay que olvidar los labios, las miradas
que aúnan los destinos delirantes,
los pechos de caricias resbaladas
en la mejilla fiel de los amantes?

¿Hay que olvidar el sueño alimentado
en la dura exigencia de la vida
que ordena, ya su afán, ya su cuidado,
hacia un campo de paz no interrumpida?

En la rosa y el blanco de tus luces,
bajo tu flor de azúcar y veneno,
adelfa de jardines andaluces,
pierden los pulsos su latir sereno.

Pierden los pulsos su latir, y viertes
en la sangre letárgicas esencias.
en tu débil aroma dulces muertes
coronan andaluzas indolencias.


Joaquín Romero Murube, España, 1904