jueves, 3 de mayo de 2012

El poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, de 87 años, se alzó hoy ganador del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana



Foto de archivo de Ernesto Cardenal, quien hoy ha ganado el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. La imagen fue tomada el 16 de mayo de 2010 cuando el poeta y sacerdote nicaragüense pronunció un discurso en Rostock, Alemania. EFE/BERND WUESTNECK

Madrid, 3 may (dpa) - El poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, de 87 años, se alzó hoy ganador del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en su XXI edición, rompiendo con la regla no escrita de la alternancia entre autores españoles e iberoamericanos.

El jurado, que se reunió en el Palacio Real de Madrid, consideró que la obra de Cardenal, sacerdote y escultor además de poeta, supone una aportación relevante al patrimonio cultural de Iberoamérica y España, un reconocimiento que está implícito en la concesión de este premio.

El galardón, uno de los más importantes en este género, está dotado con 42.100 euros. Lo conceden anualmente Patrimonio Nacional español y la Universidad de Salamanca con el objetivo de premiar la obra poética de un autor vivo valioso para el patrimonio cultural iberoamericano.

El año pasado recayó en la poetisa cubana Fina García Marruz, por lo que se esperaba que este año fuera para un español, pero el galardón a Cardenal rompió esa regla no escrita. "No era justo que por motivos extraliterarios alguien tan significativo en la poesía del siglo XX se quedara fuera del premio", explicó en rueda de prensa Luis Antonio de Villena, miembro del jurado.

Cardenal se impuso en las últimas y reñidas deliberaciones a los españoles Antonio Colinas y María Victoria Atencia, finalistas junto a él.

Ha sido una decisión "muy acertada" porque al Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana "le faltaba el nombre de Ernesto Cardenal", dijo por su parte Jaime Siles, también miembro del jurado.

Cardenal, nacido en 1925 en la ciudad nicaragüense de Granada, es poeta y sacerdote católico. Entre sus obras se encuentran "Cántico Cósmico" (1989), "Epigramas" (1961), "Oración para Marilyn Monroe y otros poemas" (1965) y "El estrecho dudoso" (1966).

Defensor de la teología de la liberación, fue también ministro de Cultura de su país bajo el gobierno sandinista. Entre los galardones que ha recibido a lo largo de su carrera literaria se encuentra el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda.


Fuente origen