jueves, 7 de mayo de 2015

Poemario realizado por:Teresa Ema Suárez

Teresa Ema Suárez


Aquí te espero

Cierra la puerta que hace frío.
Abrígame de pronto con tu abrazo.
Se cuela la vida entre las horas, que
vacías se mecen ,si no estamos.
La cama esta tan fría sin nosotros,
la veladora espera la encendamos,
pero de pronto, sólo el silencio alumbra,
nuestras almas solitarias.
Mi piel se agrieta sin caricias,
mis labios se resecan sin tus besos.
No te demores Amor, aquí te espero,
y cierra con llave, porque es tarde.


Teresa Ema SuárezSoy de ti

Me corre entre la piel, cada caricia, que no olvida.
Quiero ser, estar, vivir.
Quiero proyectarme con mi sangre en ti,
darte de mis células cada sentir.
Todo se convierte en melodía entre mis suspiros y mi piel.
Soy de ti el arrullo que en la noche, mece a la luna,
soy caricia suave que te abraza y conmueve,
como la ola que llega hasta tu orilla.
Soy todo lo que vez y lo que no vez,
porque el Amor solo sabe de piel,
de ternura y suave melodía de caricias.
Vivo enamorada de esos ojos que me miran cada día
y me dicen que sólo pueden Amarme a mí,
que no hay nadie como yo...pues has visitado mi alma
y quieres de ella, tener tú, solo la llave.
Aquí estoy rendida ante mi corazón que manda más que mi razón
y hoy te eligió a ti.


Teresa Ema Suárez

Prueba de mí todo el rocío.

Mira dentro de mí y no te asustes,
No creas que soy atroz, en mis rincones.
Solo no hay luz, hay sensaciones,
que desconoces de mí y tú te escondes.
Prueba de mí todo el rocío,
que habita desde años en mis balcones
y sus flores que fecundas, no perecen,
pues las riega el Amor de mis Amores.
Siente de mí, al Ser supremo,
que cobija a mi alma, que susurra,
en esa inmensa oscuridad que habito
y de atroz tiene al infinito.
Enciende la luz de mis carencias
y puebla de ti, mis soledades.
Emigra con tu Amor mi intimidad
y seré la esclava de tu vientre,
que arañando y surcando sus entrañas,
se atrevió a ser más que una simiente.


Teresa Ema Suárez.




Nuestros indios.

Si pudieron en un tiempo
tomar del indio su vida,
si por inocente y confiado,
le mostraron espejismos.
Los indígenas se fueron,
sin saber que eran vendidos,
sin percatarse del sino,
que otros le dieron en vida.
No hay ley que juzgue esos actos,
ni gritos que lo secunden,
es silencio, eso no es lumbre,
de quienes tienen motivos,
de preguntarse si el indio,
pudo ser un hombre fiel,
digno, leal y por creer, en palabras
de otros hombres, quedo sin nada,
pues en nombre, de aquellos
que de conquista, heredaron, 
con su muerte, la tierra que ellos tenían.
No hay espejito, no hay oro,
que brille en toda la historia,
solo un indio en la memoria,
que vivió, siendo comprado,
o quizás si tuvo suerte, fue tratado
como humano.



Teresa Ema Suárez
29/10/14


Quiero un camino al sol

Quiero un camino hasta el sol.
Quiero la lánguida esfera que se forma en la laguna,
ir mis pies entre las olas y mecerme con la arena.
Rayos que brillan bendiciendo otro día,
que pasó, que fue la guía, bendita en el horizonte.
Despojarme de dolores, de tristezas, de temores.
De lágrimas que se adhirieron a mi piel y no me sueltan, hacen nudos,
se pelean por quien quema más la piel.
Dejar de lado el placer cotidiano y sin esmero,
que me lleva a un gran agujero, que me deja solitaria.
Quiero en la lontananza perderme, sin que me busquen,
ser otro rayo que vive y muere en ése segundo.
Perder el miedo a no ser lo que nunca realicé,
solo puedo ser mujer que escribe y no se rinde,
por más que el camino tire de mi ropa para atrás,
yo seguiré así no más, buscando un camino al sol, 
donde puedo sin pudor gritar ,en mi desnudez,
que yo me muero de Amor.



Teresa Ema Suárez


No hay nada mas ruin.


No hay nada que haga mas ruin
que al ser humano escribiendo
de otro, algún sentimiento
que nunca supo sentir.
Pues adjudica y afirma 
como si supiera del dolor, 
Amor o prueba de
lo que esta sucediendo.
Siendo solo observador
desde la mirada ajena
y con indiferencia mira,
desde la otra vereda.
Que fácil tirar la piedra
y luego esconder la mano.
Que fácil juzgar hermano
sino te aprieta el zapato,
sino estas en el lugar de aquel 
que llora en silencio,
mostrando solo en su sombra
que vive ,pero muriendo.
De ese modo no hay derecho
a tu decir con desprecio.
El hombre es ruin con provecho
y se vale del desvalido
pero hay que tener mucho tino
al hablar en nombre propio
del otro que sin motivo,
solo vive arrepentido
por ser parte de este mundo
y no pidió haber nacido.


Teresa Ema Suárez




En su miseria.


Como latigazos se oyeron en el huerto
eran fugaces lágrimas de un niño,
murmuró en su soledad sintiendo miedo,
pues nadie ya lo oía ,estaban muertos.
Que pudo desencadenar esa agonía?
si su padre mal vivía ? eso era cierto,
pero cada día de su vida el pan traía
y nada les faltaba en su sustento.
Su madre fiel mujer de amor añejo
tantas veces a su padre le decía :
"viejo por favor ya no hagas eso,
vas a terminar muy mal 
ese es el precio."
Su papá salia en sus noches a escondidas
y saqueaba a aquellos que podía,
eran gentes de buen pasar, eso él decía
pues ostentaban mucho de sus vidas.
Pero era lógico que un día 
alguien lo reconociera y sin pensarlo,
sin mediar alguna espera,
lo ultrajara mortal ,como una fiera.
Su mamá salio sin pensar en su defensa
y tampoco importó si ella era buena...
solo era una más de la miseria
una mujer más en la pobreza.
Caminará cabizbajo, por el mundo
sorteará los trozos de existencia 
y seguirá en su llanto con la huella
de ser un paria en su propia tierra.


Teresa Ema Suárez.
21/05/13




Por un momento de ilusión.

Por un momento de ilusión,
entrego mis sueños, mi alma etérea.
Dibujo en el cielo arco iris con mis suspiros,
enrejados con hiedras de mi jardín.


Por un momento de ilusión
me despojo de toda mi investidura,
me hago huérfana, me vuelvo niña
y abro mis brazos al calor del sol
muriendo en la noche.

Lleno de suspiros el inmaculado rezo
que dignifica mi existir
y dejo mi corazón entre la pureza
de una oración que nunca termina
y la pongo bajo mi almohada e invoco al Amor.

Por un momento de ilusión
me abandono en las manos de Morfeo
y gravito entre las estrellas,
esperando ese lucero que me haga brillar
en el firmamento y posea la bondad
de dejarse llevar por el camino de una estrella fugaz.

Por un momento de ilusión tantas cosas doy.

Teresa Ema Suárez.
14/06/13



A ti mujer…



A ti mujer, que te has refugiado en la más profunda de las intimidades,
de tus silencios y secretos. A ti que como paloma herida, que tiene que quedarse en
en el nido, a pesar del viento y las piedras que golpean su lugar.
Porque con cada soplo de viento se mece la rama y se sacude cada fibra de tu Ser,
entre gritos de un hombre, que se sabe poderoso ante ti. Por tu soledad.
A ti mujer que bajas tu mirada y cierras tus labios, sin gritar, porque nadie
quizás te escucharía, porque crees o no tienes quien pueda ayudarte, a ti
te escribo, en ti pensé hoy, resguardada en mi tranquilidad, en mi independencia,
esa que me hace no tener que depender de nadie para seguir y vivir.
De allí naciste Tú…y te pensé y me afligí y se desmembró mi corazón por imaginarte,
en la fragilidad de un lugar silencioso, sin risas, sin más que bajar los brazos ante otro ser,
que por poder se cree superior e intimida, obliga, castiga de una manera o de otra y somete.
A ti pedacito de cielo donde desearía llenarlo de golondrinas que todos los días veo pasar !
A ti mariposa nocturna, que han quitado tu luz en esta temprana hora donde yo te pienso, donde quiero ser un abrazo, un rezo, una caricia y una mano donde protegerte pudiera.
Para ti es mi alma cobijo en palabras y Amor en mis letras…para ti Mujer, que la vida
se te dio de forma inesperada…ya te crecerán las alas, ya te regresara la luz a la mirada,
y tu risa sonara como campanas en la casa. Sólo permíteme hoy Amarte compañera de la vida, que sin verte, llegaste a mi morada esta mañana,donde me sentí contigo acompañada.


Teresa Ema Suárez.
13/03/14




Una carta de Amor sin dueño.


Sigilosamente hurgando entre mis cosas,
encontraste esa carta.
No sabias existía, tampoco que escribiera,
a alguien tan lejano, ha alguien tan ajeno.


Es una historia larga, como largo es el tiempo,
el se cruó en mi vida, cuando todo era ciego,
mi palpitar, mis sueños y hasta mis ilusiones
estaban muy dormidas, perdidas en mi cuerpo.

Recuerdo una tarde cuando entre mis temores,
se oyó una voz muy suave, que pronuncio mi nombre;
y al mirarle sabia que de tanto esperarle,
susurraría mi vida, la alegría de encontrarle.

Nos escribimos cartas de Amor sin un pronombre.
Nos hablamos con rimas y lluvias de caricias.
Supimos que lo nuestro sería tan inmenso,
que nada detendría su paso por el cielo.

Lejos? Es cierto estábamos tan lejos.
Pero cada llamada que me hacía,
renacía en mi, el Amor, que por el sentía,
que había crecido como una inmensa hiedra,
trepada a nuestros más ansiados sueños.

Un día sin motivos, nunca más volví a verlo.
Ni llamo. Ni me dijo que todo terminaría.
Solo quede colgada de un abismal silencio,
donde el recuerdo es hoy ,
una carta de Amor sin dueño.


Teresa Ema Suárez
03/09/13