sábado, 31 de diciembre de 2016

Se cierran los cajones de un año entero




Se cierran los cajones de un año entero: pensamientos, proyectos, esperanzas, sueños, apilados a granel en medio de basura alegres notas fragantes de cosas lindas para recordar, ideas, de momento, en el fondo un poco arrugado.
Pienso en cuántas cosas he puesto dentro de los cajones de este año, cuántas he olvidadas, cuántas he murmuradora, cuántas aún quería infilarcene adentro.
Pero llega un momento en que los cajones explotan, a fuerza de stiparci cosas adentro, es esto realmente lo que quiero?
He aprendido cosas importantes este año, ha sido un año intenso, lleno de personas nuevas que tanto me han dado y enseñado y por eso le doy las gracias.
Me di cuenta de que la verdadera riqueza, pero no es sólo tomar, aprender y recibir, porque tomar llena las manos, pero, dar llena el corazón.
Lo que aprendí este año es que dar es mucho más importante que tomar, porque es en donar que se crea ese círculo virtuoso gracias al cual las personas pueden ser mejores.
Muchos piensan que dar es peligroso, que se puede empobrecer, que es agotador.
Y sin embargo las sonrisas no cuestan nada, un gesto amable no pesa, responder a una pregunta planteada con garbo es algo hermoso y también muy emocionante, porque te permite compartir con alguien las cosas por las que te apasione y quizás poder encender en él una Chispita de pasión.
Lo que quiero desear a todos ustedes para el año nuevo, es una infinidad de cajones de llenar y vaciar continuamente, pequeños cofres sin puertas donde el mundo pueda estacionar solo un poco, para que nos de autoestima, pero que luego se salga fuera, más guapo, Porque impregnada de nosotros, hacia otros, hacia el mundo, para que el conocimiento, la cultura, la pasión, la alegría de hacer las cosas que amamos, se propaguen como polen olorosos capaz de fertilizaras otras mentes y otros corazones.
~♡~ desde la web