viernes, 13 de enero de 2017

¿Por qué este vacío me acosa?






¿Por qué este vacío me acosa?,

¿Por qué? Si la tarde

se abre soleada

y llena de colores.

¿Por qué?
¡Por que!


Bajo la sombra del infierno me siento,

atrapado,

por ese fuego, por la vida, por el tiempo,

ese que me mantiene aquí,

el que aun permite

que conserve mis extremidades.


Todo esto que traes,

¿es porque he mentido alguna vez?,

¿es por haber insultado a mi vida?,

¿este es el castigo?,

me despiertas

con feroces latigazos

directos a mis ojos.


El vacío me gana, me ganas,

infecto en la negrura, caigo,

pues no hay otra cosa que pueda hacer,

nada más que solo caer.


Un futuro de negro pintado,

absoluto y absorbente,

tanto así, que el sonido se ahoga,

a mis espaldas

el color danza y todo brilla,

rápidamente vuelvo mi mirada,

y todo se transforma en despojos,

todo se invierte.


Tu castigo es acertado

lo aceptare y abrazare,

pero jamás lograras que a la vida

vuelva a desear,

como alguna vez, así lo hice,

jamás,

pues todo lo que he visto

no lo podre olvidar.


Escupo mis palabras,

con ellas

vomito el dolor,

y todo cae sobre este,

tu castigo.


E.I.